¿Cómo podemos retribuir todo lo que el reino vegetal ofrece a la humanidad? Por supuesto que hay infinidad de maneras, quizá la más importante es proteger todas las especies vegetales manteniendo el equilibrio entre los diferentes reinos. Y por otro lado cambiar los tipos de discursos usados en los temas de carácter científico que son fríos, despersonalizados y poco atractivos. Los lectores generalmente pierden el interés por lo que creo muy necesario revestir los contenidos mezclando los diferentes discursos como el científico con el literario con el histórico o incluso con el político de tal forma que se pueda ganar la atención del lector. El poema que describe la ortiguilla “La Ardiente ortiguilla” está escrito con nueve sextetos en versos dodecasílabos, espero que esta innovación alcance su cometido.   

LA  ARDIENTE ORTIGUILLA

(Urtica chamaedryoides)

Autor: Servando Santos Elizondo

La planta prospera escondida en la breña

estrecho es su espacio y  no lo desdeña

y mira hacia el cielo pintado de añil.

Sus brotes  no visten radiantes colores

no hilvanan sus lazos los grandes amores

ni adornan sus flores los meses de abril.

 

La planta es pequeña muy verde  y sencilla

se muestra agresiva la ardiente ortiguilla

esa es su defensa, ese es su fortín

Quien tiende su mano prudente la aleja.

y al niño que juega lejos de la reja

la planta permite  que brinque sin fin.

 

Ya vienen las lluvias que bañan el monte

se escuchan los truenos en el horizonte

y pintan destellos de límpida  luz

Vayamos al campo la fauna esta briosa

cabriola el caballo que alegre retoza

y suenan las nubes cual sónico obús.

 

De los adjetivos,  tu nombre es la fuente

es muy urticante comenta la gente

refiere a su efecto que no es muy gentil.

Es que no conocen que ofrece la Urtica

y ofusca su mente el que la critica

debiera ser cauto, prudente y sutil.

 

En agua caliente hierve y se depura

bastan diez minutos para ser verdura

ni pica, ni punza, ni irrita jamás.

Tiene vitaminas la buena legumbre

debemos usarla y hacerla costumbre

que no los asuste la lengua procaz.

 

Los pueblos nativos nos legan su historia

son hombres muy sabios que guardan memoria

de ritos, de  hechizos y yagés de poder.

La Urtica ortiguilla, crece en ortigales

cura la diarrea, anemia y más  males 

los pueblos de hogaño ya saben qué hacer.

 

Su hermana la ortiga que crece en Europa

se hace en  ensalada: completa la sopa

es rica delicia que sirve el gourmet.

Y nuestra ortiguilla mucho nos ofrece

sus flores son verdes por eso merece

entre las verduras colmar el buffet.

 

La fama que tiene de ser hierba mala

aquí se termina ya no se propala

está todo dicho nada hay que añadir.

 Y si alguien lo duda que lo diga pronto

sino que se vaya al fondo del ponto

y nos deje a todos poder concluir.

 

Se aleja la lluvia con aves al vuelo

y quedan las fuentes,  espejos del cielo

para reflejarnos ocasos con sol.

Y vuelve la calma, la paz y el sosiego

el campo ya verde deja de ser liego

y surge la vida en áureo crisol.