Autor:  Servando Santos Elizondo

Siendo consecuente con la idea de escribir la relación que existe entre las plantas y el hombre y asumiendo que todas las plantas conocidas por el solo hecho de serlo, se manifiesta su conexión. Valga decir que existe una leyenda sobre el girasol en América del Sur escrita en lengua guaraní que habla sobre el intenso amor que existe de una hermosa muchacha para con el sol, y al final el amor se consuma convirtiendo el sol a la muchacha en una planta de girasol. Es una hermosa leyenda que no me atreví a reproducir en este espacio. sin embargo, quiero plasmar la idea que percibí en ese cuento guaraní, aportando algo de mi modesta creatividad para mantener viva esa relación.

LA FLOR DEL SOL
Flor de luz, que regalas a la vida
los colores del sol y su figura
que en el aire, la tierra y la llanura
al espectro del sol le das cabida.

A la luz del sol sigues
dándole tu alma pura
temes la noche oscura
sombra que te persigue.

Desciendes por la noche tu mirada
y por tu ansiado anhelo ya no duermes
esperas que llegando la alborada
con tu sólo pensar, las sombras yermes

Linda cuñacaí
tienes cabellos tersos
y labios carmesí
tienes tu voz muy suave
como el vuelo de tu ave
muy amada, el colibrí
del sol son estos versos
dichos con frenesí
nadie puede negarlos
sólo el sol para darlos
a la bella Panambí.

La bella flor que gira con el sol
y le llaman princesa Girasol
es la flor de leyenda,
es la preciada prenda,
pintada por Rivera, amor de Frida
no puede ni quiere dejar la brida
que el sol la sujeta, la toca y rienda
y muy complacida, la flor se ofrenda