Breve Análisis Lingüístico De La Palabra Granjeno

Autor: Servando Santos Elizondo

De entrada, cuando hablamos de los granjenos y atendiendo a su fonema, pareciera que nos referimos a plantas que crecen en el entorno de las granjas, de hecho estas plantas arbustivas las encontramos muy frecuentemente avecindadas en los ranchos o en las colonias campesinas, sin embargo, al hacer un estudio más minucioso, nos encontramos que atendiendo a la etimología de la palabra granjeno, ésta tiene su origen en la lengua árabe africana; de acuerdo con los datos obtenidos del libro “Memorias de la Academia Mexicana de la Lengua” escrito por Salvador Díaz Cíntora. Se menciona que la palabra granjeno se refiere a una frutita silvestre cuyo nombre deriva de las raíces Kram sino. De donde kram es lo mismo que karm que significa viña, por ejemplo en el idioma árabe de libia el segundo término “sin” corresponde al adjetivo malo o feo y la “o” final significaría un diminutivo o el masculino como en el español. Trátese pues de una vid pequeña y mala. Es natural que este tipo de bayas de menor tamaño que la uva y de sabor menos dulce se le haya considerado su nombre con una connotación despectiva, de cualquier manera quienes conocemos el fruto del granjeno reconocemos que no se parece en nada a la uva es una frutita de color naranja y de sabor dulce y agradable.

Por otro lado, el término granja viene de grange, una voz que la encontramos en el francés desde el siglo XII, proviene del latín vulgar granica, de granum (grano). La grange francesa es usada solo para almacenar y proteger la cosecha lo que corresponde a granero en castellano.

Existen un sinnúmero de palabras que comparten el mismo prefijo, sin embargo, esto no significa necesariamente que deriven de las mismas raíces etimológicas como lo acabamos de constatar en los ejemplos anteriores. De todas maneras los granjenos estarán presentes en los chaparrales del municipio de Anáhuac Nuevo León creo por mucho tiempo, sin importarles el origen de su nombre.