UNA LÁGRIMA

Autor: Servando Santos Elizondo

Por el agua cristalina
que rueda por tus mejillas
me hago postrar de rodillas
y sufrir por tu mohína.
El llorar al alma afina
y el candor la dulcifica
y si el dolor mortifica
ya no será mas problema
pues el perdón es emblema
que a todos nos pacifica

Me ves de ti retirado
y piensas que no te quiero
ojala y vieras que muero
por estar de ti alejado.
Si con dolor has penado
y no he logrado entender
si es por mi mal proceder
o por mi grande torpeza
de tomar con ligereza
lo que yo quise tener

En una lágrima ofreces
el amor que tu derramas
y en tu pecho claro clamas
lo que en derecho mereces.
Yo te pagaré con creces
y cuando tu lo decidas
te daré lo que me pidas
para sentirme en derecho
que mejor perdón cosecho
que continuarme en tu vida

En este canto me anima
el saberme comprendido
aún cuando no he podido
congraciarme con la rima.
Aunque todo me conmina
a seguir por el camino
que me trazó mi buen sino
espero cerca tenerte
cuando con la buena muerte
sellemos nuestro destino