portada2portada3015portada4        

   

DISCURSO DIRIGIDO A LOS MIEMBROS DEL CONSEJO CONSULTIVO  DEL  SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

  

Compañeros integrantes del

Consejo Consultivo de nuestro Sindicato.

Secretario general del STUANL.

 

         La renovación de los cuadros directivos seccionales de nuestro Sindicato, representan  para nuestra organización sindical un momento de seria reflexión, fundamentalmente sobre el que hacemos y  hacia donde nos dirigimos. El STUANL no puede darse el lujo de actuar irresponsablemente y dejar a la deriva acontecimiento tan importante, como lo es la elección de nuevos presidentes seccionales, por tal motivo, los procesos dé elección establecidos por nuestros estatutos se han cumplido al pie de la letra.  Las nuevas dirigencias se presume son la expresión de la voluntad de sus representados en cada una de las Secciones Sindicales.

 

Nuestro Sindicato es depositario a través de sus 28 años de existencia de fructíferas experiencias, reflejadas en una organización fuerte y unida que de ninguna manera permitirá la división o el resquebrajamiento que, lo sabemos bien, solo beneficia a quienes pretenden ver en los trabajadores únicamente elementos deshumanizados del engranaje económico.

 

Manteniendo la unidad monolítica de nuestro sindicato, debemos lograr llevar a nuestra organización a los nuevos retos que representan los actuales acontecimientos económicos como son las crisis económicas modernas del capitalismo, el globalismo económico internacional y el impacto de los avances tecnológicos en la industria, donde las dirigencias sindicales identifiquen a los verdaderos enemigos de los trabajadores.  Una actitud renovada por parte de los cuadros intermedios de nuestro Sindicato permitirá avanzar en esta dirección.

 

En la estructura organizativa de nuestro sindicato, las Secciones Sindicales son centros donde los trabajadores pueden expresar, discutir y manifestar todas sus inquietudes y demandas, ahí comienza la revitalización, ahí se inicia la lucha por las reivindicaciones y la lucha por el respeto  a la organización sindical, también podemos afirmar que las instituciones están en crisis, los sindicatos no son ajenos a dichas crisis, y debemos estar claros que tales crisis no son provocadas por los trabajadores, pero también es cierto, que corresponde a los trabajadores desarrollar todas las actividades sindicales que permitan a nuestro sindicato crecer fuerte unido y solidario.

 

La base de sustentación política de un Comité Directivo Seccional se encuentra en los Delegados, quienes son depositarios de acuerdo con nuestros estatutos de representatividad ante el máximo órgano de gobierno de nuestra organización, la Asamblea General Representativa. Los Delegados como los Presidentes Seccionales son la expresión de la voluntad de sus representados corresponde a estas instancias de dirección, terminar definitivamente con defectos perniciosos; como la apatía e irresponsabilidad, que han llevado a nuestra organización a extremos de debilidad donde se ha puesto en peligro no solo la soberanía e independencia de nuestro sindicato sino también la propia existencia del mismo.

 

Los futuros cuadros de dirección sindical, deben modernizarse a tono con los cambios de la sociedad. Y no perder de vista su carácter clasista y ser capaces de delinear las políticas sindicales de acuerdo a los nuevos retos, sin embargo, para que esto suceda es necesario que los cuadros de dirección estén preparados, que conozcan al detalle la avanzada de las nuevas corrientes económicas.

 

          La Universidad es por definición universalidad de ideas, es pluralidad política e ideológica, el costo social para lograr mantener estas dos facetas de nuestra institución durante las dos décadas pasadas es la mejor muestra para entender el papel de nuestra organización sindical en la actualidad.

 

En la década pasada la pauperización de la clase trabajadora fue más evidente al perder el trabajador el 50% del poder adquisitivo del salario. El control político de la Universidad  se reflejó no solo en el control de los salarios de los trabajadores sino en la decadencia de las políticas académicas implementadas en las escuelas, que trajeron como consecuencia una población estudiantil flotante bastante considerable por efecto de la reprobación y la deserción. El sindicato se vio reducido a la manipulación de los rectores en turno y las Secciones Sindicales controladas por los directores de las escuelas, estas políticas hablan muy mal de lo que fue nuestra organización sindical.

 

En la actualidad el STUANL es una organización plural, democrática propositiva y participativa que lucha denodadamente para obtener respeto, soberanía e independencia, elementos esenciales para lograr las características antes citadas.  Los nuevos Comités Directivos Seccionales así como los Delegados son a quienes corresponde en cada una de sus secciones configurar una postura sindical que verdaderamente refleje el deseo de sus agremiados.

 

La credibilidad hacia nuestra organización sólo es posible si democratizamos nuestras secciones sindicales y acabamos con los vicios electorales y la intromisión de agentes contrarios a nuestra organización.  La democracia es una forma de vida, es un quehacer cotidiano que nos permite crear convicción y creer en nuestra organización.

 

Las posturas contestatarias, frontalizadoras y no concertadoras, corresponden a políticas pasadas a momentos históricos diferentes. Actualmente respondemos a las autoridades con una política sindical acordada y discutida en las bases trabajadoras, con plena capacidad de concertación y diálogo para resolver los litigios laborales.

  Por lo que resta me es grato felicitarlos y desearles una gestión fructífera que les permita sacar adelante a nuestra organización.

 

El Secretario de Acción Política

Servando Santos Elizondo

Abril de 1992

Muchas gracias

. 

portada6019portada6021portada6022