fray servando                                1144173188_f      

  

                                                        FRAY SERVANDO TERESA DE MIER                

                                                               UN MEXICANO ILUSTRE

 

 Autor: Servando Santos Elizondo

 

 

 

 

Noviembre de 1994

 

Con motivo de la celebración de la independencia de México, en este mes de Septiembre es oportuno recordar a Fray Servando Teresa de Mier y Noriega y Guerra, a través de la semblanza de algunos aspectos relevantes de su pensamiento y obra.

 

Nacío en Monterrey Nuevo Reyno de León en la Nueva España, concluyó en Monterrey sus estudios de gramática; en 1779 viajó a la Ciudad de México ingresando como novicio en la Orden de Santo Domingo y como colegial en el Colegio de Porta Coeli, en donde estudió filosofía en 1787 se ordenó sacerdote y al siguiente año fue maestro de estudiantes en el convento principal, y en 1790 recibió el grado de Doctor en Teología en la Real y Pontificia Universidad de México, después de ahí, la vida del Dr. Servando Teresa de Mier estuvo llena de vicisitudes, entre encarcelamientos y fugas que lo llevaron a recorrer Europa defendiendo con entusiasmo la causa de la independencia de México.

 

Cabe destacar de la personalidad del Dr. Mier, su agudeza política y su extraordinaria capacidad como escritor; en su obra ” Cartas de un Americano a El Español” queda muy claro el amplísimo conocimiento que el dominico tenía de los acontecimientos de su tiempo como, por ejemplo, de la grave disyuntiva de la España colonialista de defender por un lado su soberanía de la ocupación francesa por las huestes de Napoleón y desconceder, por otro lado, este mismo derecho para todas las posesiones españolas en ultramar.  Es importante señalar que conocía, además, detalladamente los hechos de la independencia de Venezuela, y de otros países de América del Sur.

 

Un hecho importante en la vida del Dr. Servando Teresa de Mier, que dio origen a sus persecuciones por espacio de 27 años fue su famoso sermón en el Santuario de Guadalupe en México el 12 de diciembre de 1794. Este episodio de la vida del Padre Mier viene a ser un parteaguas que lo coloca de lleno en el escenario de la lucha política.  La tesis del controvertido sermón, tesis probable, como el dijo en sus memorias, era que ” el evangelio había sido predicado en América siglos antes por el apóstol Santo Tomás” y que con esa prédica evangélica se inició el culto a la virgen, a la que se le llamaba Tonantzin, entre los indios, estas afirmaciones por la novedad de los conceptos que contiene y pretextando que en ella se negaba la aparición de la Virgen de Guadalupe, son la causa de su procesamiento y posterior encarcelamiento, condenándolo a 10 años de permanencia en un convento de la España continental, huyendo años después hacia París.  La extraordinaria personalidad del Dr. Mier, se caracterizó por su agudeza de pensamiento y su audacia, que aún en los momentos más difíciles de su vida llevaría con dignidad y altivez como llevó la causa revolucionaria de la independencia de México.

 

El ideario político del Dr. Mier queda prefigurado en dos de sus obras más importantes. “La Historia de la Revolución de Nueva España”, y sus dos “Cartas de un Americano a El Español”.  En la primera obra, el Dr. Mier define indiscutiblemente su postura como insurgente en la independencia de México; pero también fue un denodado defensor de la independencia de Venezuela, prueba de ello la tenemos en el contenido de las dos “Cartas de un Americano a El Español”, a través de la polémica entre Fray Servando y el español peninsular José María Blanco White.  Aquí Fray Servando Teresa de Mier ofrece justificaciones jurídicas de la independencia de los pueblos latinoamericanos así, señala: “que los reinos y provincias ultramarinas de América y Asia son y han debido reputarse siempre parte integrante de la monarquía española y que por lo mismo, sus naturales habitantes libres, son iguales en derechos y prerrogativas a los de la península”, éstos  como otros elementos de carácter jurídico son presentados a través de toda la polémica.

 

A los escritos del Dr. Mier se les pueden considerar los responsables de que el Rey Fernando VII removiera a Venegas del virreinato de México, cabe mencionar que en esos momentos históricos, España se encontraba ya en plena ocupación francesa y todo hacía ver que las colonias españolas escogerían el camino republicano como así quedó determinado posteriormente.

 

En otro aspecto, José Vasconcelos identifica al Dr. Mier como un aliado del gobierno de Inglaterra en contra de España.  En su libro “Breve Historia de México” señala.  “Mientras los diputados discutían, Inglaterra conspiraba con Miranda, con Bolívar, con el Padre Mier, para precipitar la guerra de separación, lo que Inglaterra quería era desmembrar España”; en descargo reproducimos un fragmento de Fray Servando “…Yo pienso que al contrario, se les agua a los europeos la esperanza de restituir y progresar en el antiguo orden de cosas.  Así se les ahoga hasta la remota que podían colocar en la mediación de Inglaterra, que tanto han diferido admitir.  Esto no es echarse por la ventana, sino ir en derechura a la puerta de la libertad, para asegurarla contra las acechanzas de un enemigo aleve, que intenta dividirnos por la entrada que le ha dejado nuestra moderación”.

 

Hacemos mención de un párrafo del libro “Fray Servando un Visionario Itinerante” en el cual se afirma que el Dr. Mier fue un “exhibicionista quizá inconsciente” creemos que tal afirmación es muy categórica, y que no profundiza lo suficiente en la personalidad del Teólogo, es cierto que era una persona muy comunicativa, no se guardaba nada, valiéndole esto toda la serie de infortunios que le sucedieron.  Dice el Profr  Rodolfo de León en este libro que “…las constantes correrías en que se vio envuelto y su carácter dominado por un afán exhibicionista, quizás inconsciente, provocaron cierta desorganización de sus escritos, no así en su actuación política que siempre estuvo enfocada a la liberación de su patria y de la América hispana…..” Si leemos detenidamente al Lic.  Santiago Roel en su libro Nuevo León Apuntes Históricos encontramos una referencia a un manuscrito del Dr. Mier llamado “Manifiesto apologético”, en donde acerca de si mismo, se expresa así ” les ruego pregunten a cuantos me han tratado de cerca y sabrán que el origen principal de una vida llena de desgracias es mi candor y la sencillez de un niño.  En vano mis amigos me han exhortado a tener, decían, una poca de picardía cristiana… Yo desafío a ser mi enemigo a quien llegare a conocerme.  Vería que la acrimonia de mis discursos proviene de la ingenuidad con que no acierto a disfrazar la verdad, y aún me sorprendo no haber ofendido en ella.  Hay en mis escritos también cierta hipocresía de cólera, porque no está en mis manos escribir sin vehemencia.  Mi imaginación es un fuego, pero mi corazón está sobre la región de los truenos”.

 

Como colofón a estas consideraciones es interesante dar a conocer como el Dr. Mier siguiendo el ideario de otro fraile, Bartolomé de las Casas, desacredita la actuación tiránica y despótica de los españoles en Indias, de De las Casas dice Fray Servando que es: “.. el verdadero apóstol, el abogado infatigable, el padre tiernísimo de los americanos, sevillano como Usted (refiriéndose a Blanco White) e hijo de extranjero cuyo apellido españolizó, nos dejo por testamento que Dios no tardaría en castigar a la España como ella había destruido a las Américas y parece que la justicia divina aceptó el albaceazgo del santo Obispo de Chiapa.  “

 

Toda la vida del Dr. Mier se caracterizó por hacer de cada uno de sus actos un acto político con un solo fin: la independencia de los pueblos latinoamericanos.  Y para terminar solo nos resta decir que al consumarse la independencia de México asistió como diputado a la Asamblea constituyente, pasando sus últimos días como invitado de honor en el Palacio Nacional siendo el anfitrión el primer Presidente de México Don Guadalupe Victoria.