DESESPERANZA

 

Cuántas veces he de mirarte

para que te des cuenta de que estoy junto a ti,

mujer.

 

Cuántas veces he de acompañarte

caminando junto a ti

yo pensando contigo y

tu pensando sin mi.

 

Cuántas veces has de mirar el cielo y las estrellas

para darte cuenta que yo no las miro a ellas

por verte a ti mujer.

 

Cuánto tiempo ha de pasar

para volver a ver

esos ojos grandes y serenos,

curiosos e intrigantes.

 

Caminaré acaso lleno de ilusión,

volverá la realidad a mí

para envolverme en su manto

frío, cruento y desesperante.

 

No quiero mas amarguras

estando solo, pensando solo

quiero estar a tu lado, contigo

siempre a tu lado, siempre contigo

 

Y pasan las horas, días

y pasan los días, meses

no soporto en mi mente

esta espera eterna y fría

 

Siempre camino solo,

camino solo, en el tiempo

contigo camino solo,

solo y contigo en mi pensamiento

 

Ya no soporto esta obsesión

maldita la hora en que te vi

con los ojos de mi alma.

 

Crees en Dios, creeré en Dios

crees en ti, creeré en ti

no crees en nadie

yo seguiré creyendo en ti

  27 de marzo de 1973

Servando Santos Elizondo